Categoría: Diario

mayo 14 / Desafío Sweet

Los veleros están partiendo, los veleros aparecen debajo de las piedras, los marineros salen como hormigas después de invierno, salen de sus caparazones de madera el muelle vibra una tensión eléctrica  todos se preparan.

Ambiente de algo que esta a punto de pasar,
se contiene la respiración
antes de dar otro salto al agua
profundo
cierra abre los ojos
el instante antes de…

Velas que se alzan, es hora de repartir tréboles de cuatro hojas, oler el viento, inspeccionar nubes, preguntar a los peces… esperar las señales de los pájaros, las palmeras desaparecen por debajo de las olas.

Es tiempo de partir ¿Vienes?
Sube abordo, ayuda a soltar las cuerdas de proa, ponte el traje y cúbrete de sal.

Acabo de rechazar una invitación para ir a Fiji como tripulación en un velero (Altimar Catamaran). Los marineros están saliendo de los recónditos costados de Nueva Zelanda, me los he encontrado toda la semana de la manera más espontanea: me llaman, me escriben e incluso en el supermercado de un pueblo donde vivo.

Un mail repentino de alguien que conoce a alguien que me conoce: – Estamos anclados a un lado de Miss Goodnight necesitamos tripulación para ir a Fiji. – Dije No.

Voy al supermercado: los chicos de Hungría me reconocen, tienen anclado su barco más al norte… que sorpresa! se preparan para ir a Vanuatu.

Tom se va a Nueva Caledonia, mi amiga Zuleika en su hermoso barquito dice Vanuato. Ian el que vino desde antártica dice yo me voy hasta el Japón… Miss Goodnigth va a Tonga, Reina Margarita a Fiji… otros ya partieron para Alaska…

Les haré señas desde el puerto con la mano y les tiraré flores. Escribiré sobre ellos, seguiré sus aventuras acá.  Tal ves los alcanzo en alguna otra isla, tal vez no. Y estoy feliz por ello, por no saber con exactitud cuando volveré abordo y saber también que siempre están ahí.

Porque no quiero congelarme en ninguna forma, encerrarme en un concepto de mi misma, decir esto soy, ponerme una definición.

No soy viajera: solo he viajado
No solo soy enfermera: esa es la profesión que estudié
No soy marinera: solo he navegado

Hay apertura para decir esto ha sido parte de mi vida pero no me identifico con ninguno de los personajes (aunque el  del “buscador” sea el más sutil). Los disfruto todos, puedo abrazarlos o caminar lejos de ellos.

Soltaré sus lineas desde el muelle esta vez.  Para mí no es temporada aún. La vida me ha dado una casita en las montañas donde veré pasar el invierno entre neblina y río, pescaré y contaré ovejas para dormir en el frío mientras todos huyen hacia la calidez de las islas… Esto  es lo que se expresa este momento, con una alegría  suavecita y constante… ya buscaré como calentarme los pies fríos.

…Los veleros que parten a distribuir mi alma por el mundo /
Volverán convertidos en pájaros /
Una hermosa mañana alta de muchos metros /
Alta como el árbol cuyo fruto es el sol /
Una mañana frágil y rompible /
A la hora en que las flores se lavan la cara /
Y los últimos sueños huyen por las ventanas /

*Fragmento de Altazor, Vicente Huidobro

¿Qué es el Desafío Sweet?

Es una Dinámica Creativa que se originó en Caminomundos.  El desafío es escribir una entrada de Blog durante 16 días seguidos teniendo una meta que va más allá de la escritura.

AQUÍ:

16 Posts/Escritos personales para… simplemente por hacerlo.
16 Acciones para promover o movilizar un negocio de consultoría de investigación.
2 Idiomas
Un “veamos que pasa”

mayo 12 / Desafío Sweet

Amaneció calido. Los días serían los mismos desde la ventana pero lo que se expresa parece tan distinto de ayer, lo que parece diferente son las cosas pequeñas. Hoy las nubes son perfectamente redondeadas, hoy Misha no tenía hambre, me esperaba afuera, donde partículas minúsculas flotaban en un rayo de sol que llegabá entre las ramas.

Fue el día de la madre. Debo confesar que la familia es algo que si, que ha ido siempre a donde voy. Habló de mi mamá, de mi abuela, de la comida, de mi sobrino y tengo una manía extraña por encontrar un similar en la gente con algún pariente. Y no tengo necesidad de entender por qué. Una vez creí que era algo pesado, que me jalaba, que debía de alguna forma trascender para ser más ligera. Hoy veo que cuando estoy en Mi Centro, todo es ligero, incluso las opiniones de la familia.

Ayer hablé con mi abuela. Hoy con mis Papás. Voy a admitir que hubo ruido un instante cuando mi abuela me dice: Vente ya hija, que haces allá tan lejos, yo te ayudo… ¿porque no pones un cafecito en Guanajuato? te haces tu casa acá en el cerro, te haces de tus cosas y ya dejas de pensar en eso de viajar.

Ella me ama. No se que decir, digo gracias pero… estoy tranquila, estoy contenta no te preocupes. Colgamos. Algo se mueve por cinco minuntos inquieto dentro de mí… una pequeña vocecita que dice ¿porqué quiere que cambie? ¿acaso me querría más? ¿no me comprende que estoy bien así? por ese instante me lo tomo personal y entonces…

¡Ha! ¡te caché! Rió.

Tengo la certeza de Estar Aquí y no como posición geográfica, pero simplemente Aquí. Y eso me hace ver tan claro a la pequeña Tulia pensando que su abuela no la entiende.

Recuerdo que una vez creí que no me comprendían. Que había cambiado tanto y viajado, que pasaba por cosas que ellos no entendían. Que un día dejarían de preguntar si ya me voy a establecer, a buscar un buen trabajo, a poner un negocito como dice mi abuela, a tener mi casa y mi carro.

Me di cuenta que antes quería pintar todo de un modo mas suave, para no “preocupar” pero que en realidad estaba protegiéndome a mí y como mi pequeño “yo” sentiría con su reacción.

Mi mamá no dice nada. Yo se que ella comprende diferente. Solo dice: Te amo, cuidate. Aunque a veces su expresión y sus ojos son de preocupación… luego en la plática se le olvida.

Mi familia simplemente es así. Es una familia Méxicana, muy unida y con raíces católicas. Y ahora lo digo: no necesito que me “comprendan”. Antes  hubiera querido más apertura, que no hicieran tanto drama de la vida, que mi papá tomara menos, que mi hermana se estresara menos, que mi mamá se diera más tiempo para ella misma… que “comprendieran” que para mí no es importante tener seguridades. Alguna vez incluso quise discutir en las reuniones familiares… como si tuviera que defender mis “ideas”…

Esta bien, pregúntame, hazme dudar, hazme pensar por un instante que si, que algo debería hacer distinto. Esta bien si te preocupas y me sacudes un poco. Pues es una oportunidad para reafirmarme a mí. Para reafirmar que no hay más ruidos.

Porque simplemente puedo verte con amor no necesito que  entiendas lo que hago, sepas todo de mi vida  o cambies. 

Así como eres en este mismo instante eres todo lo que Eres.

¿Qué es el Desafío Sweet?

Es una Dinámica Creativa que se originó en Caminomundos.  El desafío es escribir una entrada de Blog durante 16 días seguidos teniendo una meta que va más allá de la escritura.

AQUÍ:

16 Posts/Escritos personales para… simplemente por hacerlo.
16 Acciones para promover o movilizar un negocio de consultoría de investigación.
2 Idiomas
Un “veamos que pasa”

mayo 10 / Desafío Sweet

Tercer día  en la casa de Paihia. En cuanto  llegué la habité con mi olor,  ropa tirada por la sala en un impulso de calor, platos sin lavar del desayuno, y sobre todo mucha música. Música  por las mañanas con pan tostado, a medio día con la guitarra  y una voz que empieza a vibrar y a la tarde con cualquier cosa que encuentre en el muro de Abdel  o de algún otro cuyos gustos me apetecen también.  Me quedé mirando al menos una hora a la pianista francesa, me enamoro.

Sigo leyendo el libro de Cristina Peri Rosi que nunca terminé… tengo esa costumbre, ¿te conté alguna vez? Yo leo libros a pedazos, y los leo simultáneamente en desorden… nunca hay uno solo, como nunca ha habido una sola persona de la que esté enamorada en un solo tiempo… siempre se “overlap”… diría en inglés… siempre se superponen… tres al menos si no, ninguno. Una manía extraña que amo.

Hoy estaba lloviendo, pensé que pasaría el día enrollada en mi cobija y de repente ese impulso que no viene atado a ningún pensamiento. Me levanto me visto salgo. Se ve una gran nube detrás del cerro. El mar. Barcos. Playa a lo lejos.
En el pueblo empieza a llover, me resguardo pero después ese impulso de nuevo… Salgo de mi refugió donde otras personas también aguardaban y camino por en medio de la calle entre el agua que cae, me saco la sudadera, me quito las sandalias.

Camino descalza. Estoy empapada pero no hace frío, un clima de subtrópico y una lluvia tibia que me escurre por los chinos y por las mejillas. Soy otra con cada gota que barre una memoria. Y soy la Misma.

Estoy latiendo desde el centro.

¿Es así es como se siente ser sin ningún nombre?

Hoy es pura vibración. Un constante sentido de presencia.

Vibración

¡Con la música! Claro, es como ser parte de las mismas notas, de que cada tono, cada melodía.

Vibración

Del gato que hace prr prrr cuando se hecha a mi costado.

Mi propia vibración.  Siempre había estado, siempre. Ahora solo soy consciente de ello, nada más eso, solo un detenersescucharsentirser.

Antes estaba, mucho tiempo atrás… se expresaba en distintas cosas que hacía también… al bailar, al reírme, al ver un atardecer, al sentir una conexión con alguien, al mar abierto… se expresaba.  Hoy no hay nada. No hay Guanajuato y su música y amigos. No hay San Francisco y  su libertad y amores. No hay Europa un viaje sin retorno. No hay romances. No hay la comida de mi abuela. No hay mar que me haga latir. No hay nada pero está.

Hoy hay una consciencia incluso de esa misma vibración. Algo más suave aún.

BARNANIT IV

Cristina Peri Rosi

Me he fumado todos los cigarrillos de este mundo
llené mis pulmones de nicotina y alquitrán
de monóxido de carbono y de tabaco.

Me fumé todas las alegrías todas las tristezas
todas las guerras las revoluciones los golpes de poder y los fracasos.

Me fumé la soledad y la compañía
la letra de los tangos y los solos de trompeta
los versos de Baudelaire y de Verlaine
en rojas cajetillas de Fortuna o L & M.

Me fumé las noches y los orgasmos
las ganas de vivir y de morirme
me fumé las flores de los tilos
y las pestañas de una rubia
la humedad de una vagina
y la crueldad del anochecer.

Cuando dejé de fumar
pareció que la vida se había detenido.

Ahora ya no fumo
ya no trago humo
ya no chupo alquitrán por los pulmones.

Y la vida vuelve a comenzar
sus imprevisibles gozos
su pasión
algo que llevarme a la boca
filtro o pezón
una cultura de prematuros destetados
una sociedad oral
que quiere consumirlo todo
hasta la muerte misma
inhalando monóxido de carbono
una cultura de la intoxicación,
todos los bebés de pecho
todos ansiosos e insatisfechos.

¿Qué es el Desafío Sweet?

Es una Dinámica Creativa que se originó en Caminomundos.  El desafío es escribir una entrada de Blog durante 16 días seguidos teniendo una meta que va más allá de la escritura.

AQUÍ:

16 Posts/Escritos personales para… simplemente por hacerlo.
16 Acciones para promover o movilizar un negocio de consultoría de investigación.
2 Idiomas

Un “veamos que pasa”