Día 19

Entonces uno cree que se gradúa de soltador de amarras
Y en cada puerto se lleva una sorpresa,
por valiente tripulante, pirata o poeta,
cada muelle una distinta estrella, cada isla una atadura nueva,
Soltemos las amarras de la barca
Soltemos ligaduras de la mente, de las venas…
Y que zarpe el alma.

Foto: Llegando a Mt. Maunganui abordo de Persimmon. Nov 2014

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *