Día 6: Los veleros que parten

Los veleros están partiendo, los veleros aparecen debajo de las piedras, los marineros salen como hormigas después de invierno, salen de sus caparazones de madera el muelle vibra una tensión eléctrica  todos se preparan.

Ambiente de algo que esta a punto de pasar,
se contiene la respiración
antes de dar otro salto al agua
profundo
cierra abre los ojos
el instante antes de…

Velas que se alzan, es hora de repartir tréboles de cuatro hojas, oler el viento, inspeccionar nubes, preguntar a los peces… esperar las señales de los pájaros, las palmeras desaparecen por debajo de las olas.

Es tiempo de partir ¿Vienes?
Sube abordo, ayuda a soltar las cuerdas de proa, ponte el traje y cúbrete de sal.

Acabo de rechazar una invitación para ir a Fiji como tripulación en un velero (Altimar Catamaran). Los marineros están saliendo de los recónditos costados de Nueva Zelanda, me los he encontrado toda la semana de la manera más espontanea: me llaman, me escriben e incluso en el supermercado de un pueblo donde vivo.

Un mail repentino de alguien que conoce a alguien que me conoce: – Estamos anclados a un lado de Miss Goodnight necesitamos tripulación para ir a Fiji. – Dije No.

Voy al supermercado: los chicos de Hungría me reconocen, tienen anclado su barco más al norte… que sorpresa! se preparan para ir a Vanuatu.

Tom se va a Nueva Caledonia, mi amiga Zuleika en su hermoso barquito dice Vanuato. Ian el que vino desde antártica dice yo me voy hasta el Japón… Miss Goodnigth va a Tonga, Reina Margarita a Fiji… otros ya partieron para Alaska…

Les haré señas desde el puerto con la mano y les tiraré flores. Escribiré sobre ellos, seguiré sus aventuras acá.  Tal ves los alcanzo en alguna otra isla, tal vez no. Y estoy feliz por ello, por no saber con exactitud cuando volveré abordo y saber también que siempre están ahí.

Porque no quiero congelarme en ninguna forma, encerrarme en un concepto de mi misma, decir esto soy, ponerme una definición.

No soy viajera: solo he viajado
No solo soy enfermera: esa es la profesión que estudié
No soy marinera: solo he navegado

Hay apertura para decir esto ha sido parte de mi vida pero no me identifico con ninguno de los personajes (aunque el  del “buscador” sea el más sutil). Los disfruto todos, puedo abrazarlos o caminar lejos de ellos.

Soltaré sus lineas desde el muelle esta vez.  Para mí no es temporada aún. La vida me ha dado una casita en las montañas donde veré pasar el invierno entre neblina y río, pescaré y contaré ovejas para dormir en el frío mientras todos huyen hacia la calidez de las islas… Esto  es lo que se expresa este momento, con una alegría  suavecita y constante… ya buscaré como calentarme los pies fríos.

…Los veleros que parten a distribuir mi alma por el mundo /
Volverán convertidos en pájaros /
Una hermosa mañana alta de muchos metros /
Alta como el árbol cuyo fruto es el sol /
Una mañana frágil y rompible /
A la hora en que las flores se lavan la cara /
Y los últimos sueños huyen por las ventanas /

*Fragmento de Altazor, Vicente Huidobro

¿Qué es el Desafío Sweet?

Es una Dinámica Creativa que se originó en Caminomundos.  El desafío es escribir una entrada de Blog durante 16 días seguidos teniendo una meta que va más allá de la escritura.

AQUÍ:

16 Posts/Escritos personales para… simplemente por hacerlo.
16 Acciones para promover o movilizar un negocio de consultoría de investigación.
2 Idiomas
Un “veamos que pasa”

2 Comments

  1. mayo 28

    hmm con sal marina, que rico!

    Me encantó la canción! Gracias 🙂

Comments are closed.