Notas de amor / Diario abordo de un velero (3)

*De México a Nueva Zelanda en velero, ahora trascribo desde tierra los diarios de un año navegando en el pacífico.

Nueva Zelanda, 2014 {Día 3 de 30}

Para M:

¿Recuerdas cuando salíamos a pasear?
me tomabas del brazo y cerrabas los ojos
caminabas confiada, yo te llevaba…
y todo era quietud y silencio.
Nunca te lo dije, pero
yo también había cerrado los ojos.

Y nunca supe quién llevaba a quién.

 

Para S:

Me acuerdo cuando me enamoré de ti. Fue en Guanajuato y para ese entonces aún tenía sentimientos hacia P y nuestras libertades. ¿De dónde eres? Te pregunté por tu acento. Luego en Suiza olvidé todo y descubrí que podía estar sin nadie en la mente que me causara emociones… aún con amor no necesitaba pensar o estar con alguien.
Le pregunté un día a M en Italia ¿cómo sabía si era ella misma cuando estaba todo el tiempo con R? ¿Como saber si uno esta siendo si mismo o esta siendo “quien” es con esa persona o en esa relación? Para entonces no entendía mucho de esas cosas…
Por eso cuándo nos reencontramos en la plaza del centro me sorprendí. Nos vimos entre la gente que había asistido al espectáculo. Globos de colores. Música. Yo caminaba sin buscarte pero con tu posición exacta marcada en mi mapa. Me viste sonriendo y me encontraste… nos abrazamos – temblores… te había olvidado y ahora te recordaba. Hay mi querida amiga  estos amores que nacen marcados con la firma del encuentro y el desencuentro.

 

Diario a bordo de un velero

 

2/1/2013  – Barra de Navidad, Jalisco. México

En cuanto anclamos, salté al agua como un impulso natural y sin pasarlo por la mente. Fui nadando hasta la playa, toque la arena, descansé… y cuando sentí que quería… nade de regreso al barco. Que irreal es vivir “del otro lado”.

I´m not sure if I´m becoming wiser but definitely wilder.
(No si me esté volviendo sabia, pero en definitiva más salvaje).

****

2/6/2013

Llevo 5 días sin ir a tierra y apenas se asoma una leve sensación de entendimiento, como un rayito de sol se asoma por entre ramas, empiezo a ver por el resquicio, apenas mi cuerpo y mi mente se acostumbraron al movimiento del barco.

Pablo y yo somos, al parecer buenos compañeros de bote. Tenemos una comunicación abierta, y similares posturas en las cosas esenciales: como si condimentar o no la ensalada. Me contó sobre su vida de hippie en los 70, de como inició su negocio de software, se hizo rico y tuvo una vida de excesos hasta que decidió venderlo todo e irse al mar, lleva su 4to divorcio… y 22 años viviendo en este velero.

****

2/9/2013

¿Y estás contenta? Me preguntó S en el mensaje de respuesta donde le decía que la quería.
Escribí un mail contándole como ha sido la vida en esta semana abordo. Que estoy en paz, cerca de mí. Aunque cada noche despierto e la madrugada como si me hubieran sacudido el cerebro y los sueño salieran a flote, sueños extraños. Es el movimiento del barco y otros movimientos que aún no alcanzo a comprender.
Le digo de broma que tal vez acabe en una isla perdida a este paso, tal ves al sur o tal vez en el pacífico, porque no. También le mandé un poema:

No es

No es indiferente el lugar donde estamos.
Algunas estrellas se acercan entre sí peligrosamente.
También aquí abajo hay separaciones violentas de amantes
sólo para que el tiempo se acelere
con el latido de su corazón.

(Vladimir Holan)

Recibe el Diario abordo de un Velero cada... tanto

¿Qué es el Desafío Creativo?

Es una Dinámica  que se originó en Caminomundos.  El desafío es escribir una entrada de Blog durante 30 días seguidos, pueden ser escritos, poemas, fotografías, etc. ¿Te animas?

AQUÍ:  Es un experimento de escritura /creatividad donde mezclo mis diarios del presente y los que escribí hace un año mientras vivía en el océano por un año.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.