Inicio: Diario en un Velero

Nueva Zelanda, 2014

Y mantuve encendido el fuego toda la noche.

Tendida a la alfombra frente al fuego el gato se hace un ovillo a mis pies. Tendida a la alfombra frente al fuego las ventanas empañadas, neblina en las montañas. Tendida a la alfombra frente al fuego en completa soledad… o en soledad completa. Tendida a la alfombra frente al fuego -te lleno de besos-. Tendida a la alfombra frente al fuego guardo el tiempo entre las mantas. Tendida a la alfombra frente al fuego se condensan los recuerdos.

Como quien descansa la cabeza en almohada conocida al regreso de un gran viaje… yo disfruto de las pequeñas cotidianidades de este pueblo extranjero en Nueva Zelanda, y una casa ajena no por eso menos habitada. Termino los 16 días de escritura creativa con el inicio de otra serie que de tanto en tanto iré subiendo. ¡Que alegría ver desde aquí recuerdos! y desempolvar diarios de un año al mar, esos que llevé en la mochila, en la computadora y en la memoria. Emociones, aventuras, nervios, silencios, amores, encuentros, un aDios.

Un trayecto  desde Aquí hasta Aquí.

 

Diario abordo de un velero

 

17 de Enero 2013
Irapuato, Gto. México

Escribo desde al autobús de la primera plus, hay un bus diario cada día que va desde Irapuato a Puerto Vallarta y son 500km para alcanzar la costa más próxima de mi ciudad natal. ¿Que si estoy nerviosa? ¡Bah! Porqué estaría nerviosa si no tengo ni idea de a donde voy a ir a parar, todo lo que tengo es una mochila (con solo ropa de verano) y unos cuantos cientos de pesos en el bolsillo, ningún plan, y la certeza de que aún no comprendo las dimensiones de este viaje… y me alegro tanto por eso.

Me trajeron en el “bocho” a la estación. Les he dicho regreso en un par de meses, una mentira piadosa para despedirnos de manera elocuente, sin tanto drama… Mi hermano jugaba videojuegos cuando salí de casa y apenas nos saludamos con la mano, mi papá… ¿dónde estaba mi papá? creo que llegando del trabajo.

¿Mi mamá? ha, me dijo “hay hija… CUIDATE PORFAVOR”. Le digo regreso en un ratito (un ratito mexicano por supuesto), sonreí con confianza y -con un ligero sudor de manos frías-  entré a la estación de autobuses pensando que fue mala idea llevarla a ver la película de “La vida de Pi” justo ayer… esa donde el chico hindú naufraga con un tigre.

La banda en Guanajuato me preguntó que que onda, que rifaba ahora, que plan, después de la experiencia en la Organización Mundial de la Salud… ¿un puesto de trabajo tal ves en la secretaría de salud? ¿un master?…

– ¡Me voy a navegar!

Ahora son las 11pm pues tomé el camión nocturno, como eso de las 6am estaré en la estación. Encontraré a las personas que contacté por Internet más tarde. Buscaban tripulación pero veremos… cual es el “deal”. Calma, no solo es que nunca me he trepado a un barco… sino que sólo leí los dos primeros capítulos de mi libro: Sailing for dummies (Vela para tontos).

No hay plan, les dije a mis amigos: en enero me agarro la mochila y me les voy a vivir a un barco… si me va bien aprendo a navegar y tal ves bajo por la costa del continente Americano, así si no me late puedo abandonar en cualquier puerto. ¿Cierto?

Recibe el Diario abordo de un Velero cada... tanto

¿Qué es el Desafío Sweet?

Es una Dinámica Creativa que se originó en Caminomundos.  El desafío es escribir una entrada de Blog durante 16 días seguidos teniendo una meta que va más allá de la escritura.

AQUÍ:

16 Posts/Escritos personales para… simplemente por hacerlo.
16 Acciones para promover o movilizar un negocio de consultoría de investigación.
2 Idiomas
Un “veamos que pasa”

2 Comments

    • junio 1
      Reply

      Si Nati! aunque ahora no reconozco quien escribe… es como leer un cuento! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.