La cotidianidad / Diario abordo de un velero (2)

Primera parte: Nueva Zelanda, 2014 {Día 2 de 30}

Hoy me dí cuenta al ver un calendario… – lo que no suelo hacer muy seguido por cierto – llevo en esta casa casi dos semanas. Repetición. Hay algo hermoso en el estar detenidos en un lugar y son los pequeños cambios de los que me asombro. Creo que toda tipo de vida es una aventura y viajar es una de las tantas formas. A veces incluso pienso que “viajar” es sobrevalorado,  es un catalizador de procesos interiores en tantos sentidos. Y sin embargo si no se vive con frescura, es lo mismo que tener cualquier otra forma solo que es una exótica forma. Y se puede vivir con frescura en cualquier vida cotidiana… como haciendo un constante “refresh” en la página web.

Un día me pregunté ¿Porqué si soy feliz en Irapuato, en el rancho de mi abuela, con mis amigos… porque el irme lejos? pero mi lealtad no es con la coherencia, si no con la verdad… con la verdad de lo que siento -momento por momento- y no quiero crear ningún conflicto con ello.

A ver…  pequeñas cosas de la cotidianidad de la granja:

1. Las hojas amarillas. Y la hora perfecta cuando el sol da en la banca frente al balcón.

2. A veces espío a las borregas desde la ventana –  para ver lo que hacen cuando no son vistas. 

3. En él ático vive un animal enooorme, pensé que se metía alguien a la casa a la madrugada. Agarre el bate y TUVE que ir a revisar cada cuarto de los 3 pisos de casa… para poder dormir a gusto.

4. Hoy pasó Ron por la casa:
– No, no voy a entrar, solo estoy dando la ronda en el vecindario, usualmente  visito a las viudas amigas… ya sabes, solo para ver que todo vaya bien…
¡Ho! estoy en la lista de las viudas/viejitas solitarias. ¡Gracias Ron!

5. Di una paseo por la tarde:

Llego al río. Me siento.
estoy llorando-riéndome
veo la quietud del agua correr
y el movimiento del árbol
y me siento ambos.
“La misma verdad está en todas partes.”

 

 Segunda parte:

Y como este diario esta paralela sin sentido y locamente unido con aquel de hace un año:

Diario abordo de un Velero

Puerto Vallarta
1/25/2013

Dejé el barco del capitán Play Boy  mi amiga dijo exagerando. Vine a pasar unos días en Couchsurfing en lo que me encuentro con Pablo, a quién conocí por la página findacrew. Dice que  su tripulación decidió quedarse a vivir en México así que necesita ayuda por un par de semanas… veremos, al menos puedo aprender lo básico. Me pregunta Sandra si estoy cómoda viajando sola. No sé responder, solo le digo que nunca me he sentido sola… y recordé que en algún lugar leí:

Alone (solo) en inglés viene de All-one, todo uno.

* * * * * * *

Cuestacomate, Jalisco
1/30/13

Y esto es vivir en el océano. Me encontré con Pablo en un pueblito costero, no estaba nerviosa, hay una confianza enorme y siento su peso por el cuerpo. Vino con un caminar desgarbado, un hombre alto de unos 65 años, con una melana gris-negra. Se siente tranquilo. Tomamos un taxi acuático  y nos dejó en su pequeño velero anclado en medio de una tipo bahía-laguna, por primera vez me sentí

Abordo

¡Pero que extraño es! este pequeño espacio donde se vive, cocina, duerme, come y todo, y más allá de la cubierta nada… el agua. Y se mueve, aún anclado hay un leve balanceo que el cerebro toma como broma por las primeras horas, antes de decidir si le gusta o no. Es un velerito de 38ft (11 metros) de largo. Tiene una pequeña cocina, una cabina con cama matrimonial, una mesa que se convierte en otra cama y frente a ella un sillón, y una “mesa de navegación”.  Huele aa… aún no lo decido… océano… como sea que el océano huela.

Ayer preparamos  las provisiones para dos semanas, a la noche le toco cocinar a Pablo y me explico como funciona la cuestión -aparentemente importantísima- del agua abordo: Dos canillas una salada y otra dulce. A la mañana de hoy desperté temprano para ver el amanecer con un café… en el cockpict (el área de afuera).

Cuando el motor esta encendido en “Rommany Star” (o cualquier otro velero) es sinónimo de energía, pues los generadores funcionan y las baterías en se cargan. Es tiempo de conectar mi compu y revisar por 15 minutos que sigue sucediendo en el mundo… y mejor no estar viendo una pantalla de computadora hincada en la cabina cuando el bote se esta moviendo así…

– Primera prueba superada. Dice Pablo… – Si pudiste quedarte viendo la pantalla sin sentirte mareada probablemente es difícil que te marees…

Yo estaba con un poco de miedo, pero no del mar, no del hombre con el que venía, o de que fuera a pasar algo. Venia con un poco de miedo de mi misma, tenia miedo de que mi cuerpo se mareara y descubriera que no soy buena para esto… que tonta. Finalmente me dije que no me presionaría con lo del mareo… si me mareaba me abrazaría a mi misma (como lo hago cuando algo no se siente bien) y me diría que lo acepto, ahí esta mareo… seria parte de mi, lo dejaría ser como quisiera, vivirlo, respirar, respirar profundo, aceptarlo. Como sea, no hubo tal necesidad… sentí algo de movimiento en mi cerebro después de un par de horas y por estar leyendo así que dormí un rato…  y soñé… soñé mucho y para cuando volví a esta conciencia ya la sensación se había ido, aunque ahora despertar cuesta cada vez más energía, debo recordar donde estoy, con quién, que hago…

¿Qué es el Desafío Creativo?

Es una Dinámica  que se originó en Caminomundos.  El desafío es escribir una entrada de Blog durante 30 días seguidos, pueden ser escritos, poemas, fotografías, etc. ¿Te animas?

AQUÍ: Es un experimento de escritura /creatividad donde mezclo mis diarios del presente y los que escribí hace un año mientras vivía en el océano por un año.