Nos enjuagamos

Nos enjuagamos la cara en una cascada
pensando que seremos otros
al despertar por la mañana

Pero somos los mismos
esa mañana y la mañana siguiente
y la siguiente y la siguiente…

¿Hasta cuando este vicio insano
circulo  malgastado
de despertar siendo el mismo fantasma
que habla por ti,
se romperá?

Ya no se hablar de las cosas
O no sé si son ellas las que hablan,
o no hablan.

Perdí la línea,
y no sé cuando la perdí.

Sospecho que se fue
junto con la cordura
y la cordura del tiempo.

Ahora sólo me sorprendo
con la penetración
de la vida
bajo mis palmas.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *