Etiqueta: diario

enero 1 / Poesía

¿Que hace uno, si un día despierta y tiene ya 30?

despiertas bajo las sábanas
y te recuerdas
a ti mismo que eres tú

en la oscura madrugada
abres los ojos
sin saber dónde y cómo
estás aquí

así se pasa el tiempo,
día con día, amaneces
sin saber el milagro que te mantiene
recordándote a tí mismo

¿habrá el día en que no me encuentre aquí?
como una vasija llena de aire
que se rompe

hasta que el tiempo lo permita,
seguiré ardiendo
en esta forma
bajo este nombre

 

octubre 18 / Diario

Hace un año que volví a México, me recuerda Facebook en un intento de preservar las memorias del olvido. ¿A dónde va a parar el tiempo? Recuerdo que el Rancho estaba tan verde, y después de 3 años sin verlo, aún más.
-Este año la cosecha se dió, llovió hasta Octubre.
Decía mi abuela y yo la veía con una familiaridad tan extraña. Encaminada con ella pase unas semanas, como siempre que aterrizo en mi ritual de volver… pero para ella, extraordinario no era el día de volver, era un día como todos los días, de despertar a la madrugada, dar de comer a los animales, juntar la leña.
-La cosecha se dió tan bien. Continuaba diciendo, y yo sabía que lo que quería decir era: Estoy feliz de que volviste, como la cosecha después de un ciclo de crecimiento. Ha! ese lenguaje de los que nos queremos.

Volver a México es aterrizar en una brusquedad desordenada, en una tierra que tiembla y truena seca y dura como el tepetate donde mi abuela anda por el cerro, grotescas son las piedras, selváticas las plantas, las flores crecen desordenadas, cómo y dónde pueden así como la gente. Aquí no hay los jardines perfectos y arreglados, aquí los matorrales ardientes, aquí los bichos que pican, aquí hay que caminar con cada ojo abierto porque los abrojos y las espinas y los cincuates y las arañas. Aquí para estar vivo hay que estar vivo. Realidad fantástica donde hasta los geranios aún en sus macetas se apoderan del espacio, se salen de los bordes, trepan por la pared a su antojo, en fin, crecen como les da la –chingada– gana.

Pero el tiempo, me pregunto después de un año, ¿a donde irán a parar tantas horas? a la familiaridad con la que te veo, a los centímetros que Emiliano creció este año, a las palabras acumuladas en cuadernos viejos, al dolor de muelas de mi abuela, al desgaste de mis zapatos ¿a donde van a parar todas las horas de extrañar a alguien? Que engañoso es el tiempo que parece que se va pero también parece que nunca pasó.

julio 11 / Veleros

¿Regresas a México en avión o en velero?

Que me puedan preguntar esto significa que ahora existen para mí las opciones.

-En avión, esta vez en avión.

Compré un ticket que me lleva de regreso en un vuelo de treinta y tantas horas pero llegar a aquí me tomó un viaje de casi un año. El mundo puede ser un lugar bizarro.

Ayer soñé que salía de isla, que L me llevaba al aeropuerto y mi pasaporte estaba vencido y no sabía si México me reconocería como suya.

He cambiado tanto. Ya no recuerdo siquiera el sabor de los tacos.

Me compré un ticket de vuelta porque dije: “la comida de mi abuela” pero ya no sabía de lo que hablaba, estoy dejando de recordar para inventar y eso me da un poco de miedo.

Dejé mi casa, mis amigos, a mi hermano cuando aún era niño, a mi  sobrino cuando aún no hablaba, a mis perros cuando aún no eran viejos, a mi prima cuando aún era soltera, a mi abuelo cuando aún vivía; es decir los niños crecen, los viejos se hacen más viejos, la comida sigue comiéndose sin mi, los amigos emborrachandose y mis amigas se siguen casando con un asiento vacío que lleva mi
nombre.
Son los sacrificios grandes o pequeños de esos que nos vamos lejos y formamos pequeñas familias por doquier. Tenemos casas y perros, y rutinas del día, aunque sea para otros un lugar tan lejano y desconocido, para mi es cercano y familiar. Aquí tengo una pequeña familia, el viento me trajo Nueva Zelanda y  yo me tejí una vida.

Hablé por teléfono a mi abuela, se puso tan contenta, nos reímos
Abue, le dije, te marco desde mi cuenta de skype,
(aunque ella no sepa que es skype)
Me dice ¡hija!, todos los días pienso en ti;
y yo pienso, tantos kilómetros por detrás del mar
medio giro a la tierra nos separan
medio giro
pero te hablo y dices
¡hija! todos los días pienso en ti.

Entonces me dio hambre y me compré un boleto de avión.

#30díasdeRegreso

(Foto: A mitad del camino entre México y Nueva Zelanda 2013, Tom tomó ese screenshoot del GPS, tal vez era Bora Bora o Mopelia, una de esas invisibles islas)

junio 19 / Diario
Todos tenemos esa parte que uno quiere ocultar. Puede ser un segundo nombre, la foto de graduación de la secundaria, un lunar en alguna parte o haber reprobado el 5to curso.

mayo 21 / Vida
Aveces  me pregunto si voy hacia adelante o estoy regresando. En el tiempo parece que me muevo, parece haber una continuidad en las líneas que se marcan en mi cuerpo, en los árboles que crecen hacia arriba, en mi sobrino que ahora habla y antes no lo hacía… en los detalles que hacen de una silla nueva una silla vieja o una rota.

Hay dos horas del día dónde todas las respuestas están dadas: el amanecer y el atardecer.

 

2/10/2013  – Bahía Paraíso, Jalisco. México

Despierto. Estoy encerrada en un compartimiento donde hay una cama, y una puertita de madera que impone distancia con el resto del barco. Siento que todo se mueve de un lado a otro, estamos anclados pero en una bahía abierta. Se escuchan animalitos que rascan por el fondo del barco, Pablo dice que son camarones y que cuando duerme a tierra extraña ese sonido. He soñado mucho, tuve sueños de culpabilidad con mi mamá y mi hermana, luego soñé con mis amigos en Guanajuato y luego con Perla… Despertar en medio del mar sacude a la mente, le juega juegos, la saca de todo lo conocido. Y por otro lado, me siento como parte de otra cosa, más cerca del mundo en sí, que de forma individual. Salgo a ver un amanecer espectacular desde el horizonte, es increíble ver este paisaje… y sentir que soy parte de el, aquí flotando en el agua… y volteo a ver a nuestros vecinos anclados también ven el amanecer con sus tazas de café, es una quietud que se puede palpar incluso. Como si todas nuestras preguntas estuvieran respondidas.

 

*Foto: Anclados en la bahía. México.

****

2/11/2013P1010417

¿La vida en el barco? Me pregunta una amiga en un mail…
Al menos en este par de semanas que llevo a bordo de Romany Star, hemos movido el barco durante el día, anclamos por las tardes en alguna bahía, nos turnamos Pablo y yo para cocinar.

He estado aprendiendo lo básico de vela, ahora sé como levantar la vela principal “main sail” pero todos los términos me los sé en inglés. Es muy gracioso que mi vida suceda en inglés cuando aún estoy en México, pero es el idioma de abordo y no he ido a tierra en más de una semana. Por las mañanas Pablo toca la armónica, a veces vamos a hacer snorkling, nadar, leo mucho, escribo, y hay tanto tiempo simplemente para ser sin hacer… y el tiempo… el sentido del tiempo cambia al estar en el barco… no importa mucho usar relojes, los calendarios, aunque ya lo sentía así desde el año pasado, en el barco es tan natural.

El sentido del tiempo en el mar… lo define el viento.

****

2/12/2013

¿Porqué ir en barco?

Muchos me preguntan porque pero no tengo respuestas que tengan mucho sentido. Un día simplemente lo sentí así, dije voy a vivir en un velero, voy a viajar y vivir en un velero. No espero que me haga feliz o realizada, o que estoy en la búsqueda última del sentido de la vida, o que quisiera “cumplir mis sueños”… la verdad es que simplemente me dio la gana. Debo confesar que algunas veces… algo en mi quisiera que hubiera alguna de esas “razones de peso” pero no… sería darle un sentido a algo que lo carece y no lo necesita. ¿Tiene que haber siempre una razón, un porqué hacerlo?

****

2/13/2013P1010415

Me tocó cocinar hoy, aprendí que en un barco a la cocina se le llama: Galley. Chistoso pero todo  en un barco tienen un nombre diferente, el baño es el: head… como decía, todo me lo aprendo en inglés.

Hoy que hablábamos con Pablo durante la cena sobre el tema de su último divorcio y como le ha costado olvidar a su ex-esposa pues aún se aman pero ella se cansó de la vida del barco. Entonces me pregunté si soy yo la que ve las cosas muy sencillas o tal vez no tengo mucha experiencia con esos temas de relaciones y rompimientos… no sé que decirle, más que disfrute de eso también, pero no parece un consejo muy coherente.

He pensado en el concepto de Disfrutar y creo que la interpretación que yo le doy resulta muy diferente y loca si la comparo con otras ideas acerca de esta palabra. Disfrutar para mí es vivir el momento, momento por momento no importa si es uno alegre o no, se puede disfrutar de la tristeza, de la nostalgia, de la incertidumbre. ¡Y no sabría explicar cómo! pero sé que se puede disfrutar de no tener dinero o de tenerlo. De estar con alguien o de estar solo. Creo que dentro de los límites del masoquismo… se puede disfrutar de todo.

 “Paradise is always where I Am”  (El paraíso es siempre dónde Estoy)

Recibe el Diario abordo de un Velero cada... tanto

¿Qué es el Desafío Creativo?

Es una Dinámica  que se originó en Caminomundos.  El desafío es escribir una entrada de Blog durante 30 días seguidos, pueden ser escritos, poemas, fotografías, etc. ¿Te animas?

AQUÍ: 3Es un experimento de escritura /creatividad donde mezclo mis diarios… a veces escribo del presente y otras veces comparto mis viejos diarios, los que escribí mientras vivía en un velero por un año.